sábado, 28 de enero de 2012

No confíes en nadie: Momento de reflexión II



Finalizada la primera temporada, es hora de parar la bocha, agarrar la máquina de escribir y pensar en voz alta.

Tras la última charla de Mulder y Scully en "The Erlenmeyer Flask", nos enteramos que los X files fueron cerrados y que Mulder y Scully serán re asignados a otras tareas. El encargado de comunicar esto no es otro que Skinner, al menos eso dice Mulder (porque no se lo muestra a Skinner en todo el capítulo). Por lo que vemos en el primer capítulo de la segunda temporada, todo esto sucede: Mulder se encarga de hacer escuchas de llamadas por casos de fraude y Scully enseña a estudiantes que aspiran a trabajar en el FBI (quiero tener a Scully de profe y que me enseñe a abrir un cadaver). También vemos que Skinner vuelve a aparecer y que junto a él está El Fumador. De hecho, el final del primer capitulo de la 2° temporada nos muestra una discusión entre Skinner y El Fumador, en donde pareciera que Skinner se pone del lado de Mulder, pero de modo muy leve. Cabe destacar que tal como lo dijo en Tooms, Mulder tenía una corazonada sobre posibles cambios que estaba al caer. Los instintos no le fallan a Mulder.

Pero para ser buenos entre nosotros, digamos que el genio detrás de todo esto es Chris Carter (Mulder lamentablemente es un personaje de ficción). En un reportaje dijo que estuvo todo el año de filmación de la primera temporada pensando en ese último capítulo. Reconoció además que al verlo se dio cuenta todo el potencial que tenía la serie si aprovechaba todo el mambo de la conspiración gubernamental.

No sé ustedes, pero en mi caso, estos capítulos me cebaban de sobremanera. Que se entienda, Mulder y Scully persiguiendo fantasmas o luchando con un tipo que se transforma en algún bicho raro era algo que me encantaba (y me encanta). Pero cuando se trataba de un capitulo de la "mitología", la cosa subía a un nuevo nivel. Y era genial -y lo sigue siendo hoy al reveer los capítulos- darse cuenta que la trama era cada vez más compleja. Me acuerdo que en algún momento llegué a pensar que era imposible cerrar la historia por lo grande que se había vuelto. Mirando por decimonovena vez "The Erlenmeyer Flask" me doy cuenta que a grandes rasgos Carter tenía todo bastante planeado. Y hasta hay detalles que también fueron calculados desde el principio, como que en "The Erlenmeyer Flask" notamos que los aliens/humanos tienen sangre tóxica, algo que se continuará viendo en el resto de la serie. Y también mata que haya guiños para los fans, como el final del capítulo casi idéntico al final del Piloto.

Que sea 1994 otra vez!

1 comentario:

  1. El final The Truth con el Piloto es definitivamente un guiño cuando Dana escucha atentamente a Fox desde la cama de la habitación de un motel.

    Che que tiene que ver la foto de Scully en bolas con la reflexión? jajaja me desconcentra la bombachita de Dana al leer lo que pusiste xD

    Sobre la sangre tóxica que mencionas, yo pienso que es la sangre verde de todos los extraterrestres sea híbrido o puros o los mutados que aparecen en la primera peli y es tóxica para el ojo humano.

    ResponderEliminar